jueves, 5 de marzo de 2009

Dios protege la inocencia. Quien lo dice..?

“Que pueden esperar los animales de la conducta de los hombres” (Abel Desestress)
Un niño costarricense de apenas dos años de edad perdió un riñón y parte del hígado debido a los golpes que le propinaron sus padres, informó hoy la prensa local. El menor, que vivía con su madre y su padrastro en una humilde casa en el Pacífico Central, fue internado el pasado jueves en el hospital de Quepos, 190 kilómetros al sur de San José, después de que vecinos llamaran una ambulancia al percatarse de su mal estado. Por la gravedad de sus heridas debió ser trasladado al Hospital Nacional de Niños, en San José, donde las autoridades han confirmado que debieron extirparle el riñón derecho y parte del hígado, pero que, además, el pequeño sufre de anemia y sus pulmones tiene marcas de golpes severos. El director del hospital, Rodolfo Hernández, declaró que el niño se debate entre la vida y la muerte a causa de las fuertes agresiones de las que fue víctima.