miércoles, 30 de septiembre de 2009

Un obispo católico canadiense dimite cuando hallaron pornografía infantil en su computadora

La Iglesia Católica de Canadá se ha visto sacudida por un nuevo escándalo y un obispo de Nueva Escocia (este) debió dimitir después de que se descubriera que tenía fotos pornográficas de niños en su computadora y fuera librada una orden de detención en su contra.

Aparentemente fue en ocasión de un control de rutina realizado por azar en el aeropuerto internacional de Ottawa que funcionarios del servicio de fronteras descubrieron las imágenes comprometedoras en la memoria del ordenador de monseñor Raymond Lahey, de 69 años, obispo de la diócesis de Antigonish, quien regresaba de un viaje al exterior.

El antes mencionado fue detenido en el aeropuerto el 15 de setiembre y luego liberado, pero su computadora y “otros aparatos de comunicación” le fueron incautados, precisó el miércoles de noche la Policía de Ottawa en un comunicado.

En ese lapso Lahey regresó a su diócesis, que dirige desde 2003, y el sábado pasado presentó su renuncia al Papa, quien se la aceptó.

Dirigió asimismo una carta a los fieles de su diócesis para anunciarles su partida, pero sin ofrecer mayores detalles.