martes, 4 de marzo de 2008

Religiones, solo un comodín en la política.


Cuando te niegas a pensar, te acomodas en lo que piensan los demás. (Abel Desestress)

Muy claro tenemos la postura de que las religiones, no son otra cosa más que un comodín, en cada circunstancia política.
Si hablamos de América Latina, la iglesia católica fue el principal cómplice, de los diferentes agravios que se realizaron a los ciudadanos de diferentes países. Caso Argentina, Chile, Paraguay, Nicaragua, y un largo Etc.
Ahora visitaron cuba, y la postura como siempre es no perder las limosnas, de quien sea, para seguir manteniendo a un trouppe de vividores, y todo en nombre de Cristo, Buda, Mahoma, Dios, y demás.
Cuando estoy con el presidente de Cuba ataco a EEUU, y viceversa, cuando me conviene soy popular, cuando no, me convierto en oficialista y hasta su misa con todo y comulgacion les proporciono.
La cuestión es sobrevivir, exactamente igual que la política.

Un gran circo es la Política y la Religión, una carpa que cubre las mentes de las masas, que es mas fácil que alguien les diga que hacer y no pensar por su propio criterio.
Aquí les dejo la última participación de la Iglesia en Cuba.


La Habana, 26 de febrero. El cardenal Tarsicio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, se entrevistó el martes con el presidente Raúl Castro al concluir una visita a Cuba, en la cual reveló que la Santa Sede no sólo rechaza el bloqueo económico a la isla, sino que ha pedido directamente a Estados Unidos el cese de esa medida unilateral.
La audiencia de esta tarde fue la primera que concede el mandatario cubano a un dignatario extranjero, y permitió al prelado llevarse al exterior la primera impresión directa de la dirigencia de La Habana, tras la elección del Consejo de Estado el domingo.
Bertone había dicho el lunes que El Vaticano mantiene viva la condena al bloqueo que formulara el Papa Juan Pablo II durante su visita a Cuba, en enero de 1998.
“La Santa Sede confirma exactamente las palabras de Juan Pablo II: el bloqueo es éticamente inaceptable. Es una opresión para el pueblo cubano”, señaló el cardenal. “No es el medio para ayudar a un pueblo a tener, a conquistar su dignidad, su independencia. Es una violación de la independencia del pueblo. Esta es la verdad. El Vaticano confirma ese juicio y hace tentativas de impulsar a Estados Unidos a eliminar este bloqueo”.
Agregó que él mismo ha pedido al gobierno de Washington que facilite el rencuentro entre familiares que se hallan a uno y otro lado del Estrecho de la Florida. “Es una medida humanitaria. La más razonable que se puede pensar, que se puede hacer. Nosotros haremos nuestros esfuerzos en esa dirección como representantes del Papa y de la Santa Sede”.
Entre otras medidas de coerción contra Cuba, el gobierno de George W. Bush endureció más aún las restricciones de viaje a la isla para los cubanos residentes en Estados Unidos, al autorizar legalmente sólo una visita cada tres años.
La ratificación de la línea contra el bloqueo y la confirmación de que la diplomacia vaticana ha sido activa ante Washington, parece ser una pieza decisiva para construir el ambiente de la visita, en parte de convergencias, en parte de planteamientos francos del Vaticano sobre su visión del trabajo de la Iglesia en Cuba, todo matizado con deferencias del gobierno hacia el cardenal.
La televisión mostró esta noche escenas del encuentro entre Bertone y Castro, quien en su primera tarea diplomática como presidente vistió traje civil azul oscuro y estuvo acompañado por los vicepresidentes Carlos Lage y Esteban Lazo y el canciller Felipe Pérez Roque, entre otros funcionarios.
También asistieron el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, y el nuncio apostólico Luigi Bonazzi, además de algunos obispos. El telediario nocturno dijo que se “examinaron la marcha de las relaciones del Estado cubano con la Santa Sede y la Iglesia católica en Cuba”, sin agregar detalles.