martes, 27 de mayo de 2008

Intenta asesinar a dos personas en una comunión

“Jesús era muy sabio, para pedirte que pongas la otra mejilla” (Abel Desestress) La fiesta terminó como el rosario de la aurora. Ocurrió el sábado pasado por la noche aunque el suceso fue dado a conocer ayer por la Guardia Civil. Todo sucedió cuando un grupo de invitados estaba celebrando la primera comunión de un niño en un restaurante situado en un centro comercial de Arroyomolinos. El nutrido grupo, integrado por familiares, allegados y amigos, llevaba toda la tarde festejando el evento. No se sabe bien cuál fue el detonante de la discusión: las copas de más, las diferencias o los habituales piques que afloraron y fueron a más. Lo cierto es que sobre las 22.30 horas, la Benemérita recibió una llamada para que se presentase en ese lugar ante un fuerte altercado en uno de los locales de restauración. A su llegada había una pelea, en la que una pareja de jóvenes estaba ya cubierta de sangre. La mujer había recibido varias puñaladas y su acompañante, que la intentó defender, resultó herido con varios cortes y una brecha en la cabeza propinados, en ambos casos, por uno de los invitados. Los agentes, ante el cariz de los acontecimientos y el peligro de que el asunto se desmadrase, optaron por desalojar el local para proteger al resto de los comensales. Sin embargo, la historia no acabó ahí. Cuando los funcionarios se disponían a detener al autor de las puñaladas, cuatro de los familiares que estaban con el agresor atacaron a los guardias civiles, propinándoles toda suerte de golpes (uno de ellos está de baja). Ayuda de los vigilantes De ahí que fuera necesaria la ayuda de los vigilantes de seguridad del centro comercial, para entre todos, detener al grupo violento integrado por cinco personas. Se trata de J.M.A.L., acusado de dos delitos de homicidio en grado de tentativa y otro de atentado contra agente de la autoridad. Tiene antecedentes por un delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico.