viernes, 2 de mayo de 2008

Se suicida Deborah Jeane Palfrey, la ‘madame de Washington’


DIOS TE VA HA CASTIGAR.
El "slogan" de todas las religiones. (Abel Desestress)

WASHINGTON.- Deborah Jeane Palfrey, conocida como ‘la madame de Washington’, juró que nunca llegaría a ir a la cárcel por mantener una red de prostitución, y lo cumplió, ya que su cadáver apareció ahorcado en casa de su madre en Florida.

Palfrey estableció en 1993 ‘Pamela Martin’, que se anunciaba en la guía telefónica y los periódicos de Washington como proveedora de compañía de mujeres jóvenes, con educación universitaria y empleos estables, a cambio de 275 dólares la hora. Las autoridades federales señalaron que durante trece años la empresa empleó a 132 mujeres y generó unos dos millones de dólares mediante “actividades relacionadas con la prostitución”.

El caso desató un escándalo en Estados Unidos cuando Palfrey amenazó con vender al mejor postor las listas de llamadas para pagar su defensa. Finalmente optó por divulgarlas de manera gratuita. Entre los clientes se encontraba el senador republicano David Vitter, quien pidió disculpas por haber cometido “un pecado muy grave”, después de que su nombre apareciera en la lista de clientes de la ‘madame’.


Convencida de que no iría a prisión
En declaraciones a la cadena ABC el año pasado, la ‘madame’ había expresado su convencimiento de que no iría a prisión y se había declarado dispuesta a hacer todo lo posible por evitarlo.

“Seguro que no voy a ir a prisión ni un día, mucho menos cuatro u ocho años, porque tenga vergüenza de sacar a relucir al subsecretario de lo que sea”, afirmó entonces, en alusión a su decisión de hacer públicas las listas telefónicas con los números de sus clientes. Sus palabras han resultado en cierto modo proféticas. Ha evitado ir a prisión, efectivamente, aunque haya sido a costa de su vida.