jueves, 21 de febrero de 2008

Un menor de 14 años, sospechoso de matar a su madre a tiros en Granada


DIOS TE VA HA CASTIGAR.
El "slogan" de todas las religiones.
Un menor de 14 años parece ser el protagonista de un escalofriante suceso que ayer por la mañana costó la vida a su madre. Sucedió en la vivienda familiar de la localidad granadina de Baza y ya por la tarde, después de que el muchacho incurriera en varias contradicciones en su declaración ante los expertos en Homicidios de la Guardia Civil, se confirmó de forma oficial su arresto como presunto autor del crimen. De esta forma, al horror del asesinato se sumaba la conmoción, no menor, de conocerse la autoría.
Pasadas las nueve de la mañana de ayer, el joven ahora detenido comunicó a la Guardia Civil que había encontrado en su casa el cadáver de su madre, de 40 años y cuya identidad corresponde con las iniciales I.M.R. El chico explicó a los agentes que acababa de salir de su casa para ir al colegio cuando oyó un disparo y que de inmediato volvió a entrar. Ya en el interior descubrió el cuerpo sin vida de la víctima con un disparo en la cabeza. Aterrorizado, corrió a buscar a su padre al trabajo, un negocio situado a poca distancia.
En busca del padre
Con esta primera versión de los hechos empezaron a trabajar los investigadores, que de forma casi inmediata descartaron el suicidio, ya que el arma utilizada, según algunas fuentes una escopeta de caza, había desaparecido. Por ello, se empezó a barajar la posibilidad de que un robo fuera el móvil del extraño crimen.
Había, sin embargo, algunos puntos que no encajaban en esta hipótesis. Ninguna de las puertas estaba forzada, ni al parecer había desorden en la casa, ni el niño había visto a nadie extraño merodear por allí. Además, tampoco se habían oído gritos de la mujer pidiendo auxilio y el horario en que se produjo el suceso tampoco es el más habitual para un robo, ya que hay mucha gente en las calles en ese momento.